Skip to content

El cambio climático no liga con la política de la inmediatez

octubre 30, 2011

Versión original y extendida del análisis publicado en catalán en la sección ARA Planeta del diario ARA el 27/10/2011 y que se puede leer aquí.

Ya está bien entrado el otoño, pero incluso los frioleros de toda la vida conservamos el abrigo guardado en el armario. – Eso no es normal – oímos por la calle. – ¡Este tiempo es de locos! – Claman los más enfáticos. Parece que esta vez la percepción popular coincide con lo que nos dicen los expertos. A día de hoy hay pocas dudas sobre la evidencia de una tendencia al calentamiento global del planeta. ¿Y en Cataluña? En Cataluña también. Las pruebas no radican en el hecho de estar viviendo un otoño veraniego, que podría ser fruto de la irregularidad propia del clima, sino en realidades que requieren una tendencia sostenida a lo largo del tiempo. La regresión de los glaciares del Pirineo o el incremento del límite altitudinal del bosque en el Montseny son algunos ejemplos.

Los científicos prevén para las próximas décadas en Cataluña un aumento de la temperatura, un descenso moderado de la precipitación media y, sobre todo, un aumento de los fenómenos extremos. Sequías, inundaciones e incendios forestales, todos ellos viejos conocidos de los que vivimos en el Mediterráneo, se harán más frecuentes e intensos. Los efectos de estos cambios pueden ser amplios y variados, pero a buen seguro incidirán sobre el conjunto de actividades que conforman nuestra realidad socioeconómica. Un ejemplo: ir a pescar truchas en nuestros ríos podría llegar a ser una odisea en el futuro. Y no porque estén demasiado sucios, como temíamos hasta ahora, sino porque estos peces se las verán canutas para encontrar aguas lo bastante frías para vivir. Puede parecer una anécdota banal, pero ojo, tiene fondo. Si no hacemos caso de las señales podemos derrochar muchos de los servicios ambientales que damos por descontados y de los que sacamos provecho.

Y ante estos retos, ¿qué podemos hacer? Pues mucho. Y de hecho ya estamos haciendo cosas. En Cataluña contamos con un buen número de personas que, desde sus campos de conocimiento, trabajan para generar información fiable y necesaria para el diseño de medidas de mitigación y adaptación a los efectos del cambio climático. Y en general hay que decir que estas medidas están siendo recogidas desde hace años en la planificación sectorial (energía, agua, movilidad, etc.) y en la acción de los gobiernos locales. Pero claro, también hay problemas: el primero, que las medidas programadas pueden resultar insuficientes; el segundo, más grave, que los objetivos que se fijan en la planificación se incumplen reiteradamente. O bien no sabemos hacer planes asumibles o bien no tenemos suficiente voluntad como para aplicar lo que aprobamos. La política de la inmediatez hace inalcanzables los objetivos a medio y largo plazo, y esto en la lucha contra el cambio climático es funesto.

David Sáez Aragay

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: